Recorte “EQUILIBRIUM”- Factores anatómicos

RECORTE “EQUILIBRIUM” (factores anatómicos)

 

El recorte de casco “EQUILIBRIUM” nace del estudio constante realizado durante numerosos años, a la lectura de este libro “casco”, a cientos de caballos vivos e infinidad de pruebas y disecciones a patas muertas. En nuestra trayectoria profesional, rondaba por nuestras cabezas, como una estructura tan moldeable “casco”, pudiera siempre responder a factores o parámetros estándar. Hoy en día afirmamos que pretender recortar un casco siguiendo factores o parámetros estándar en totalmente incorrecto. La diversidad de causas-consecuencias que se pueden manifestar en un casco es infinita. El diseño evolutivo del casco-caballo, ha dotado a este fantástico ser, de la capacidad de algunas de sus estructuras de poder distorsionarse, desplazarse, atrofiarse o sobre estimularse, las cuales permiten al casco-caballo poder compensar de la manera más eficientemente posible,  los desequilibrios o afecciones que se le puedan generar en el trascurso de su vida.

 

Una definición que tenemos sobre el casco y causa principal de este concepto es la siguiente:

 

“El casco  es flexible , el casco se moldea dependiendo de las fuerzas de carga o peso que desciendan de su cuerpo y las contra-fuerzas que genera el suelo”.

 

Teniendo como premisa esta definición,  hemos conseguido establecer un método basado en factores anatómicos,  que se presentan en el 100% de los cascos, que permiten al podólogo valorar la situación en la que se encuentra el casco en cada momento. Siguiendo estos factores anatómicos, que indican donde el casco debe de ser recortado de forma correcta, conseguimos respetar todas las estructuras del casco, procurándole al casco-caballo la comodidad y equilibrio necesario para su desarrollo y recuperación si esta fuese necesaria.

 

Como mencionamos, el método “EQUILIBRIUM” se basa en factores anatómicos que presentan todos los cascos, independientemente del estado en que se encuentre, pero estos factores pueden manifestarse con iguales o diferentes formas, calidades, alturas y longitudes.

 

Los factores anatómicos que contemplamos de este método, también nos permite valorar e identificar, donde se alojan algunas de sus estructuras, tales como el tejido sensible que bordea el tejuelo (unión dérmato-epidérmica), el borde del tejuelo y grosor de palma que pudiera a ver en cualquier punto de su área palmar.

 

Este método establece como única estructura para la valoración de donde se encuentra el peso o carga en el casco, a la “ranilla”. Esta estructura  modifica su posición inmediatamente que se produzca un traslado de peso o carga en el casco. Siendo posible mediante el análisis o valoración de los factores anatómicos que contemplamos de esta estructura,  identificar antes del recorte donde se encuentra la carga o peso en el casco en sentido latero-medial, y el posterior análisis de esta estructura  después de a ver realizado el recorte, donde si el recorte se ha realizado correctamente en sentido latero-medial, los factores anatómicos de esta,  muestran una alineación perfecta.

 

Pretender valorar donde se encuentra la carga o peso en el casco, mediante la valoración de otras estructuras del casco, es un error. Los caballos en muchas ocasiones  se ven envueltos en guerras o luchas de compensaciones, bien sean internas pertenecientes al caballo (contracturas musculares, afecciones, conformación…), o externas (recortes incorrectos, roturas de acción negativa,  malas montas, sillas inadecuadas o mal colocadas…), o combinaciones de las dos. Estas situaciones hacen que el valorar otras estructuras del casco que no sea la ranilla, nos conduzcan en ocasiones hacer una valoración incorrecta de donde se encuentra la carga en el casco. Estas estructuras no modificarán su posición al instante de que se produzca un traslado de peso o carga en el casco (independientemente de la causa), sino que lo harán en el tiempo, dependiendo a su vez de la gravedad del desequilibrio que se haya generado.

 

Considerando e interpretando correctamente los puntos C1 y C2, en unión a los puntos A y B correspondientes de cada talón, que se contemplan en el método, conseguimos dar un reparto de cargas en el casco y equilibrado correcto, siempre respondiendo a la situación del casco de ese momento. Considerando a su vez, “el punto de inflexión vertical del casco” .

 

A lo que denomino  “punto de inflexión vertical del casco”, ya es considerado por la técnica de recorte de cascos Balance-f, desarrollada por Daniel Anz, a lo que denomina flexibilidad longitudinal del pie.

 

La ubicación de los puntos A y B, tienen una relación directa, dependiendo que posición presente P3 en relación al estuche corneo, o en ocasiones en defensa o protección de las estructuras caudales del casco, por el estado o calidad de estas (cojinete digital, ranila).

 

No considerar o mal interpretar todos estos factores, conlleva a realizar recortes incorrectos y en muchos casos, no permitiendo que P3 (en relación al estuche corneo), pueda regresar a la posición original, que responde a la conformación de cada extremidad del caballo como individuo. Originando a su vez, consecuencias  perjudiciales a nivel de todo el aparato músculo-esquelético.

 

Tenemos que tener muy en cuenta que P3, por decirlo así, es una estructura flotante dentro del estuche corneo, sabemos que no es así, que esta sustentada por  la unión dérmato- epidérmica, palma, cojinete y ranilla, pero estas estructuras, sobre todo la unión dérmato-epidérmica  son muy vulnerables a sufrir inflamaciones o en el peor de los casos rupturas y necrosis (infosura), que permiten que P3 modifique su posición original (conformación), en relación al estuche corneo.

 

Este método nace de una búsqueda insaciable, de cómo poder darle al casco-caballo el confort y cubrir las necesidades que se merece, ya que él a nosotros las nuestras, nos las cubre con creces. Ha sido y seguirá siendo una búsqueda por y para el caballo, donde nuestras necesidades tanto personales como económicas, en muchísimas ocasiones quedan en segundo plano. En este aprendizaje desde los comienzos, hemos probado diferentes formas de recortar los cascos, de diferentes autores, obteniendo resultados que no terminaban de convencernos en muchas ocasiones. Por nuestra forma de ser (inquietud),  nos animamos a emprender la búsqueda, ha intentar comprender la información que el casco nos ofrecía, pero en ese entonces se podría decir que todavía estabamos ciegos. Nos llevo a realizar muchas y muchas pruebas, obteniendo muchos y muchos errores, hasta que en esta trayectoria en base a todos estos errores, fuimos engranando el puzle, y empezamos a comprender la información que nos brindaba este libro “casco”. Ese día fue un antes y un después, a partir de ese momento teniendo clara la información del casco, comenzamos a recortar de forma más adecuada y así poder cubrir las necesidades del casco-caballo más eficientemente.

 

Una de las cualidades más importantes de este recorte, es que interpretando correctamente los factores anatómicos que contemplamos, respetamos absolutamente todas las estructuras del casco y dándole los tiempos necesarios al casco-caballo, sin necesidad de retrasar una herradura o retrasar el punto de salida en caballos descalzos,  (cuando esto se realiza se ingresa en estructuras del casco que habría que respetar, no comprendiendo los tiempos, las defensas,  ni el funcionamiento del casco), conseguimos que los cascos recuperen equilibrio , calidad y salubridad.

 

Dependiendo de la situación en la que se encuentre el casco- caballo, afecciones establecidas o transitorias en cualquier punto de su aparato músculo-esquelético, conformación  y tiempos necesarios de gestión y recortes, la tendencia mayoritaria que se irá manifestando, será que  todos o algunos de los principios físico-matemáticos que a continuación expongo vendrán al recorte, no el recorte va en su búsqueda.

 

Los principios físico-matemáticos son:

 

-. Alineación perfecta de las falanges por su centro articular.

-. Alineación de la pared dorsal del casco y falanges  (vista lateral).

-. En miembros anteriores, alineación del radio y metacarpo a 90 grados respecto al piso o suelo.

-. En posteriores, alineación del metatarso a 90 grados respecto al piso o suelo, coincidiendo esta linealidad con la parte superior-exterior de la nalga.

-. Vista palmar, trazando una línea en sentido horizontal al casco,  el punto más ancho del casco se sitúa justo en el centro, habiendo la misma longitud desde el centro hasta la unión de los talones (área más plantar), que desde el centro hasta la unión del extracto interno y medio (conocido como muralla interna y externa).

 

La premisa principal que se quiere obtener siguiendo este método, no es realizar solo un recorte correcto, sino de curar o  prevenir innumerables afecciones que se podrían desencadenar cuando el recorte o lectura de este libro “casco” es incorrecto.

 

Unas de las afecciones que se pueden curar o prevenir son las siguientes:

 

.- Dolores por contracción muscular en la zona superior de las extremidades afectadas, causas estas por compensación constante del desequilibrio.

.- Interferencias o alcances entre miembros, causados por desequilibrio corporal.

.- Aumento de la temperatura  en la zona que recibe mayor presión.

.-Dolores articulares a la altura de todo el miembro, por compensaciones excesivas.

.- Sobrehuesos en huesos largos de las extremidades.

.- Afecciones en ligamentos por excesivas presiones.

.- Afección en tendones por exceso de vibraciones.

.- Osificación de cartílagos alares de la tercera falange en casos crónicos.

.- Exceso de presión del cartílago alar hacia el rodete coronario.

.- Isquemia en el sistema bascular del pie, por exceso de presiones ocasionadas por los huesos.

.- Disminución del rendimiento físico.

.- Cuartos o fisuras en la pared del casco.

Balance F
Caso 1. antes de ser recortado. Desalineación de las falanges grave. Relación palanca-apoyo muy desequilibrada.

Caso 1. desalineación de las falanges grave. Relación palanca-apoyo muy desequilibrada.

Caso 1. después de ser recortado y  herrado. La alineación de las falanges es  más adecuada (centro articular). Alineación pared dorsal (casco) y falanges mejora considerablemente. La relación palanca-apoyo se muestra equilibrada. Buena alineación de la extremidad (radio-metacarpo).

Las líneas indican diterentes parámetros que contemplamos dentro del método.

Casco en transición. Sus estructuras comienzan a tener buena calidad, y desarrollando buena concavidad palmar.

Movimiento de la ranilla cuando se ejerce presión.